El Corazón de la Meditación Buddhista

0
781

El Corazón de la Meditación Buddhista
Venerable Nyanaponika Thera

El propósito de estas páginas es llamar la atención hacia el profundo y extenso significado del «Camino de la Atención» del Buddha (Satipatthána), y proporcionar una guía inicial para la comprensión de estas enseñanzas y su aplicación práctica. Se publica este libro con la profunda convicción de que la práctica sistemática de la Recta Atención, tal y como la enseña el Buddha en su Sermón sobre el Satipatthana, sigue hoy día proporcionándonos el método más simple y directo, el más profundo y eficaz, para el entrenamiento y desarrollo de la mente para alcanzar sus empeños y problemas diarios y también su meta más alta: la total liberación de la mente propia de la Codicia, el Odio y la Ignorancia. Las enseñanzas de Buddha nos ofrecen una gran variedad de métodos de entrenamiento mental y sujetos de meditación acomodados a las variadas necesidades, temperamentos y capacidades individuales. Todos estos métodos convergen fundamentalmente en «El Camino de la Atención», a la que el mismo Maestro llamó el «Único Camino» (Camino exclusivo,Ekayano Maggo). El Camino de la Atención puede, por tanto, ser llamado con justicia «El Corazón de la meditación buddhista» e incluso «El corazón de toda la doctrina» (Dhamma-hadaya). Este gran Corazón es de hecho el centro de todos los flujos sanguíneos que circulan por todo el cuerpo de la doctrina (Dhamma-káya).

El Ámbito de Aplicación del Método del Satipatthána

Este antiguo Camino de la Atención es tan practicable hoy como lo fue hace 2.500 años. Se puede aplicar tanto en Occidente como en Oriente; en medio de una vida agitada tanto como en la paz de una celda monacal. La Recta Atención es, de hecho, la base indispensable para el Recto Vivir y el Recto Pensar, en todas partes, en cualquier momento y para todo el mundo. Su mensaje vital es para todos, no sólo para los seguidores confirmados del Buddha y su Doctrina (Dhamma), sino también para todos aquellos que se esfuerzan en dominar la mente, que tan difícil es de controlar, y que honestamente desean desarrollar sus facultades latentes de una mayor fuerza y una mayor felicidad. En las primeras palabras del Sermón, manifestando su alto propósito se dice que es un método «para la superación de la pena y las lamentaciones, para la destrucción del dolor y la aflicción». ¿No es esto lo que todo el mundo desea? El sufrimiento es la experiencia común de la humanidad: por tanto, un método para su extirpación radical es de interés común.

Venerable Nyanaponika Thera

Nyanaponika Thera nació en Alemania en 1901. Se convirtió al buddhismo por libros, a la edad de 21 años. Viajó a Berlín y encontró a otros buddhistas alemanes, formando un grupo de estudios buddhistas en Konigsberg.

En 1936 se ordenó como un bhikkhu (monje buddhista de la tradición Theravada) en Sri Lanka, siendo discípulo del maestro y erudito Nyanatiloka. Desde 1952 fue residente del Forest Hermitage, Kandy, Sri Lanka.

En 1958 fue fundador de la Buddhist Publication Society ( BPS) de Sri Lanka. Como editor, examinaba con cuidado cada manuscrito para asegurarse de que las publicaciones de la BPS reflejaran fielmente el espíritu de las enseñanzas buddhistas originales. Con su guía y su dedicación al Dhamma convirtió BPS en una gran editorial buddhista que acercaba las enseñanzas del Buddha a más de ochenta países en todo el mundo. Después de jubilarse de sus cargos de editor (en 1984) y de presidente (en 1988), siguió tomando un interés activo en el desarrollo de la Sociedad.

Fue uno de los primeros grandes especialistas contemporáneos en Satipatthana Sutta, la atención consciente y meditación. Fue guía y maestro de muchos otros maestros occidentales incluyendo Bhikkhu Bodhi y Shan-jia n Da-shi. Nyanaponika fue amigo también de Lama Anagarika Govinda y los dos pasaron años detenidos como potenciales espías alemanes en el campo de internamiento inglés de Dehradun, al norte de la India.

Murió en el Forest Hermitage en 1994 marcando el final de una época en los anales del encuentro de Occidente con el buddhismo. Entre los buddhistas occidentales era quizá el último superviviente de la generación de pioneros que tuvieron su primer contacto con el Dhamma en las décadas de 1920 y 1930.